El método de la tomografía eléctrica en 2D y 3D es una técnica de investigación de Resistividad para la caracterización del subsuelo en temas tan importantes como la Hidrogeología y Aguas Subterráneas, Geotécnia, la Polución Agrícola, la Arqueología moderna, la Geotecnología y en general la localización de estructuras y anomalías complejas, tanto geológicas como antrópicas.



Tomografía Eléctrica


img-responsive

Mediante la Tomografía Eléctrica medimos la resistividad aparente (RA) con un dispositivo tetraelectródico determinado y con una separación constante entre electrodos, la mejor configuración depende de estructura a ser estudiada.

La Inversión devuelve como resultado una “Imagen de resistividades y profundidades reales” que debe de comprobarse con la información geológica, perforaciones, geoquímica, hidrogeología, edafología, etc. A través de la interpretación se llega a las conclusiones del diagnostico, que puede ser constatada con las observaciones de campo, datos de perforaciones, etc.